viernes, 27 de mayo de 2011

El tema del viernes: Going to Brazil

La semana necesitaba un cierre así. Un golpe demoledor de adrenalina que permita sobrevivir a lo que queda del viernes y encarar el fin de semana a toda máquina. Por eso “El tema del viernes”, corre por cuenta de Motörhead y su “Going to Brazil”
Decir Motörhead, es decir Lemmy Kilmister, su legendario líder. Se dice también que Lemmy y el rock son la misma cosa. Que uno encarna todo lo que el otro tiene de excesivo. Exceso de velocidad, de distorsión, de volumen. Y excesos de todo tipo con el alcohol y otras substancias, capaces de producir asombro en el mismísimo Ozzy Osbourne, un verdadero experto en descontrol.
Nada mejor que la película “Lemmy: 49% motherfucker, 51% son of the bitch” para obtener una mirada más cercana a la leyenda. Se trata de un documental de casi dos horas, dirigido por Greg Olliver y Wes Orshoski, compuesto de entrevistas con diversas celebridades del mundo de la música (Dave Grohl, Slash, Ozzy, Dee Zinder, Jarvis Cocker, Steve Vai) y conversaciones con el cantante en diferentes contextos. Además, el film hace un repaso de su infancia y su carrera, desde sus comienzos en The Rocking Vickers y su paso por Hawkwind.
Como es de esperar, “Lemmy” nos muestra a los colegas del hombre de las verrugas, expresando su admiración y respeto por aquel que demuestra ser la esencia misma del rock & roll. Pero también permite conocer la intimidad de su departamento atestado de cosas en Los Angeles. Un hogar muy distante de lo que se supone debe ser la casa de una estrella. El cantante habla sobre sus influencias (Elvis, Little Richard y The Beatles) y hasta se lo puede ver comprando discos de los fabulosos cuatro.
Desafiante, Lemmy se ríe de quienes puedan acusarlo de nazi, por su gusto por la memorabilia del régimen alemán. La imagen de tipo duro se resquebraja, apenas un poco, con un gesto de inusual ternura hacia su hijo, Paul. Sobre el final llega la parte más conmovedora. En el back stage de un show en Rusia, el cantante, el mito, se revela como lo que es: un hombre de sesenta y pico de años que hace lo que mejor sabe hacer, tocar. Es un breve rapto de vulnerabilidad. Acto seguido, ya tiene su sombrero puesto. Ya es otra vez, ese cowboy gigante que va camino hacia el escenario, dispuesto a rockear. Una vez más.
Si pueden, veanla. No se van a arrepentir.
Que tengan un gran fin de semana.

Motörhead – Going to Brazil
Del disco 1916

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...