jueves, 16 de junio de 2011

Sobre Radiohead, Ok Computer y otras cosas

Tendríamos que haberlo sabido. Estaba a la vista. Pablo Honey no se diferenciaba mucho de los parámetros del brit pop que iban a reinar la industria musical en los años siguientes, es verdad. Pero algo en el amenazante ruido de la guitarra de Johny Greenwood (kakank-kakank) que precedía a uno de los estribillos más intensos de los que tengamos memoria, nos decía, nos advertía, que no, que Radiohead no era una banda más.
The bends fue otro llamado de atención. Una maravillosa colección de canciones. Los de Oxford empezaban a mostrar los dientes, demostrando que podían ser sutiles (High & dry/Fake plastic trees) tanto como fieles exponentes (Just/My iron lung) de la dinámica suave/fuerte patentada por Pixies y exportada al mundo por Nirvana. Era un claro paso hacia delante respecto a su predecesor. Pero nada nos había preparado para lo que estaba por venir.
Un día como hoy, el 14 de junio de 1997, Radiohead edito su disco perfecto, Ok Computer. Un trabajo sublime, destinado a influenciar e inspirar tanto al público como los demás músicos. La concreción de la amenaza. Un disco hermoso, oscuro y claustrofóbico (escuchen si no Climbing up the walls) que confirmo las promesas previas y le abrió a los cabeza de radio las puertas al Olimpo de las bandas grandes.
Si bien el grupo siempre lo negó, las doce canciones del álbum, un término que hoy suena arcaico, parecían estar unidas por un invisible hilo conductor. El éxito y ese carácter casi conceptual sirvieron para que se los compare con Pink Floyd.
El “Dark side of the moon” de los noventa lo llamaron. Y había puntos de contacto. Además del uso de un lenguaje por momentos irónico (a pig in a cage of antibiatics), Ok Computer compartía con la magna obra floydeana una visión crítica de la sociedad de consumo y la alienación que esta produce. “And when at last the work is done, don´t sit down it´s time to start another one” canta David Gilmour en “Breath”. “A heart thats full up like a landfill, a job that slowly kills you” parece complementar Thom Yorke en “No surprises”.
En definitiva, Ok fue (es) una obra tan intensa y poderosa que catorce años después, para celebrar eso viene todo este palabrerío, sigue conmoviendo. Un conjunto de canciones de escucha casi obligatoria, destinadas a no envejecer.
Con público y crítica comiendo de su mano, los de Oxford pusieron el primer filtro (how to dissapear completely). Kid A fue un disco desconcertante, de quiebre. Etéreo y hermoso. Un amague que dejo pagando a los que esperaban Ok 2. No había estribillos épicos para cantar. Las guitarras estaban, pero de manera diferente, ocultas entre cámaras y efectos. No había estallidos. A excepción de “The national anthem” con su bajo distorsionado y galopante, los temas transmitían una tensa calma.
Fanáticos de ocasión y parte de la prensa huyeron despavoridos. Sólo quedaron aquellos que entendieron el chiste. Y otros que quizá no comprendieron de que iba la cosa, pero supieron apreciar la intención de una banda que elegía el camino más difícil, el de saltar hacia delante, arriesgar y no jugarse a lo seguro. Una constante que se mantiene hasta el día de hoy.



Radiohead – Karma pólice
Del disco Ok Computer


Radiohead – Climbing up the walls
Del disco Ok Computer


Radiohead – Let down
Del disco Ok Computer


Radiohead – No surprises
Del disco Ok Computer


Radiohead – Exit music (for a film)
Del disco Ok Computer

3 comentarios:

  1. Excelente review, no es mi favorito de Radiohead (lo es In Rainbows), pero es uno de los mejores discos de la historia, me arrodillo ante esta joyita.

    ResponderEliminar
  2. Excelente, muy buena review de un excelente disco.

    Toda la musica de Pink Floyd de los 70's le pega muy duro a la sociedad Britanica. "Animals" por caso, es otra de las expresiones contra la masa consumista y de negocios. Ni hablar de "The Wall" en la que si muestra una gran oposicion a toda la sociedad estructurada de esa decada y la rebeldia de un chico que queria volar y se ve obligado a cantar.

    Sorry, me fui con Pink Floyd, pero es que son mi banda favorita ... no lo puedo evitar !

    Excelente post, un abrazo y buen fin de semana !

    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Excelente nota!
    Recuerdo que en su momento lo que más me impactó de OK Computer fue su coherencia absoluta entre el artwork, las letras e incluso los coros...los coros son perfectos. Además, es el disco que tiene, a mi modesto entender, uno de los temas más brillantes de Radiohead..."Let Down". También recuerdo que cuando lo escuché sentí que sobraba "Electioneering", pero con Kid A me taparon la boca porque pusieron, ahí en el medio de lo etéreo, "Optimistic". Ellos saben lo que hacen.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...