miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cambiame la música

Hay canciones que no deberíamos volver a escuchar. Canciones que, lo sabemos y no podemos evitarlo, seguimos escuchando durante un tiempo que parece eterno. Hasta que un día, todo concluye al fin, cerramos ese capítulo y esas canciones quedan archivadas en nuestra memoria como un recuerdo ominoso. Como una cuadra oscura que prefeririamos evitar.
Son temas atados a sentimientos que lastiman. Relatos de rupturas, historias de finales poco felices. Pequeñas piezas de dolor que escuchamos una y otra vez, como en una cinta de moebius, para aferrarnos a los momentos que pasaron, a la persona que ya no esta. Una forma de recuperar lo perdido.
Algo de masoquista debe de haber en nuestra naturaleza. Un impulso auto flagelante que nos lleva a encerrarnos, a calzarnos los auriculares (sólo así esta completo el encierro), rendirnos al lacerante ritual de escuchar hermosas melodías tristes y buscar en la letras esa referencia amarga que nos pinte de cuerpo entero.
Estamos hablando de un tipo de canción que sin duda funciona como el reverso, el lado oscuro, de las fuck you songs que mencionamos unos cuantos posts atrás. En una, el autor se sumerge en la cavilación, en el lamento por lo que ya no es. En las otras asume una postura desafiante, dando vuelta la página y mandando a volar (a veces con términos mucho menos diplomáticos) a la otra parte.
En aquel posteo, tuvimos en Mily Yorke una invitada de lujo que armo un lista con cinco Fuck you songs. Corresponde que sea ella la que cierre el círculo. Para entender mejor de que se trata todo esto, Mily nos llevará a recorrer su Top Five de canciones que no deberíamos volver a escuchar. Escuchen y opinen:
¿Qué canción no pudieron volver a escuchar después de una ruptura?

1) Beck – Guess I’m doing fine
Del disco Sea Change (2002)
Hace poco con un amigo comparábamos “Someone Like You” de Adele y esta gran canción de Sea Change (¡qué disco! escuchar obligatoriamente “Lonesome Tears”), llegando a la conclusión de que, a diferencia de la primera, la segunda es mucho menos explícita en relación a la tristeza de la ruptura. Así como Adele no deja lugar a las dudas (“you found a girl and you’re married now”), Beck empieza siendo muy poético, comparando lo distinto que es todo sin ella con el panorama que lo rodea (“there’s a bluebird on my window, I can’t hear the song he sings”), pero termina con esa ironía del “Guess I’m doing fine”. Hay tanto encerrado en esa frase: auto convencimiento, negación y, más que nada, el fuerte deseo de querer salir adelante, aunque la resignación termine por ganarle (“It's only lies that I'm living / It's only tears that I'm crying / It's only you that I'm losing”).


2) Wilco – Black Moon
Del disco The Whole love (2011)
Como suele suceder con Wilco, una vez que entran las guitarras, es imposible escaparle a la canción. Esto me pasó de manera instantánea con “Black Moon” – del último disco The Whole Love -, que tiene esa particularidad también notoria en temas como “Cars Can’t Escape” y “Please Be Patient With Me” de combinar simpleza y laconia con un Jeff Tweedy casi susurrante. En este caso, un hombre espera, por siempre, mientras que la luna, al igual que el transcurrir de los días, al igual que todo, tiene un panorama negro. Y nada dice oscuridad como lo hacen esas cuerdas sobre el final de la canción. Ese final que, paradójicamente, no puede ser más hermoso.


3) The Nacional – Lucky you
Del disco Dirty lovers (2003)
Si bien la intensidad del disco Sad Songs for Dirty Lovers alcanza su pico con “90-Mile Water Wall” (ese deseo obsesivo por el otro recurrente en las letras de The National no tiene mejor exponente que el “you’ve become the target of this hand” / “you’re the only thing that I can stand”), en “Lucky You” la actitud desafiante de Berninger a la hora de dirigirse a una mujer nos vuelve a meter en ese remolino de fobias, paranoia, pensamientos incesantes. No por nada el clímax de la canción llega cuando llega la recriminación (“you clean yourself to meet a man who isn’t me”), recriminación que da lugar a una de las mejores frases jamás compuestas por Berninger, tan sencilla y contundente, tan, si se quiere, nietzscheana: “You’re too smart to remember, you’re too smart, lucky you”.


4) Patrick Wolf - Bluebells
Del disco The magic position (2007)
Escribir de Patrick Wolf es, indefectiblemente, escribir sobre la naturaleza. El niño genio lo que hace, disco tras disco, es contar historias (de amores y de viajes), cruzadas por la mitología, la grandilocuencia, los violines, los saltos hacia arriba (The Magic Position) y el duro aterrizaje (The Bachelor). En “Bluebells”, como siempre en Patrick, el receptor no tiene rostro, esa Lucy puede ser “my husband, my wife, my heroin”. No importa definir (“love sees beyond sexuality” canta en la reciente “Bermondsey Street”), lo que importa es poner la brújula a girar, mirar el rio y preguntarse “how can it be over after all that we had?”. ¿Lo mejor? Ese comienzo con fuegos artificiales.


5) Rufus Wainwright – 14th Street
Del disco Want one (2003)
A ver: si en el coro de una canción alguien se pregunta “why'd you have to break all my heart, couldn't you have saved a little bit of it?”, inmediatamente asumimos que esa canción será triste. No cuando se trata de Rufus Wainwright. Dejé este tema para el final porque, a diferencia de los cuatro anteriores, mira a los ojos al desamor, lo celebra y le canta con tres cualidades que hacen de Rufus uno de los mejores intérpretes actuales. ¿Cuáles son esas cualidades? Grandilocuencia, exacerbación y una voz que desconoce de barreras. Wainwright nos envuelve en un himno tan cursi que es perfecto. Porque siempre que algo se termina, algo nuevo nace. “There’ll be rainbows” canta él y nos contagia de esperanza.

7 comentarios:

  1. Gran selección, aunque debo decir que con beck y sea chance mi objetividad se derrumba como un castillo de naipes (no matter how it ends... lalala).. Guess im doing fine es taaaaaan hermosa, pero en mi caso ha generado el efecto contrario: la escucho todo el tiempo (desde hace 4 años), incluso sin importar los dolorosos recuerdos que evoca... mencionaría además "everyday is like sunday" de morrissey (el cover de the pretenders es uno de los mejores de la viiida) y at my most beautiful de rem.. la última no refiere ningún tipo de ruptura pero para mí denota una ausencia y una añoranza basada en códigos íntimos.. una belleza!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto la nota! mi tema, que amo, pero que m cuesta escuchar es "overlap" de Ani Difranco, me trae muchos recuerdos.. y por suerte me toco disfrutar adele sin relcion amorosa de por medio. por que si no creo estaria frita! aja
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es tan fucking subjetivo que es inentendible por qué no podemos escuchar determinadas canciones. Hubo un tiempo en que tuve prohibido poner play en cualquier canción del disco unplugged de Alice in Chains. Lo mismo con Watching the ships roll in de The Kooks, o con alguno de Regina. Lo hermoso es ese día en que podés volver a escuchar ese tema que tanto te gustaba sintiendo alegría en vez de dolor.
    (para mi tranquilidad, ya puedo escuchar todo lo anteriormente nombrado)

    ResponderEliminar
  4. Como podria dejar de disfrutar el discazo "The Bends" http://www.youtube.com/watch?v=I6DNHi5XOwE porque marco momentos inolvidables con mi primer amor?
    O privarme de la emocion de "The Rain Song" http://www.youtube.com/watch?v=HpLe-qUUGIE , la magia de Frusciante en "Sir Psycho Sexy" http://www.youtube.com/watch?v=7PU0Cdtzk6o o el increible "Lucky" http://www.youtube.com/watch?v=eu5LGa028Wk por estar asociados a mi ultima (ex) pareja?
    Siempre fui quien puso la banda de sonido en mis relaciones. Cuando la relacion se termina, me llevo esa musica que siento mia y, luego de un logico periodo de duelo, vuelvo a disfrutarla como antes. Las relaciones pueden terminar. La musica permanece. The song remains the same.

    Ramiro @eltumo

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué tremendo post! Tanto este como el de las fuck you songs me dejaron pensando un buen rato y disfrutando del top 5 :)
    En mi caso dejé de escuchar la música que estaba ligada a mi ex no porque me doliera sino porque me dejó de interesar. En cambio, las canciones que me ayudaron a atravesar ese momento las tengo bien cerca y recurro a ellas cuando la vida las vuelve necesarias. Justo este finde escribí algo sobre eso, así que vengo revisando este tópico yo también.
    Dejo una de las masoquistas-salvadoras de entonces:

    http://www.youtube.com/watch?v=0vqgdSsfqPs&ob=av2e



    Y confirmo que seré la próxima Rufus' fan, gracias Mily!!!! Jaja!

    Saludos a todos y melómanos del mundo: unite and take over ;)

    ResponderEliminar
  6. Excelente el post!! Los temas que no quiero volver a escuchar (aunque lo hago) son creep de radiohead, Easy de Faith no more y When you´re gone de Cramberries. Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  7. uff... también pensaba en Guess I'm doing fine como primera opcion en mi lista mientras leía la nota.
    Agregaría "Time has told me" de Nick Drake, "Everything reminds me of her" de Elliot Smith y "If you see her say hello", de Dylan.
    Y en el ámbito local, "Spaghetti del Rock", de Divididos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...