martes, 6 de diciembre de 2011

Mientras miro las nuevas olas

Un juego frecuente cada vez que me enfrasco en alguna charla sobre música con amigos, es el de elegir cuál sería el lugar y el momento (musical, claro) que visitaría, si tuviera a disposición una máquina del tiempo. Entre todos los destinos posibles, mi respuesta suele ser la misma. Lugar: Buenos Aires. Momento (y aquí me tomo una pequeña licencia): de 1982 a 1989.
Piénsenlo un poco. Ir a tomar algo a un pub. Disfrutar de tu bebida escuchando un trío de nombre raro y aires a The Police. Que la banda que está esperando para subir al escenario sea, digamos, Los Twist. Que entre los asistentes este dando vueltas el mismísimo Luca Prodan. ¡Un momento! Ese que está sentando ahí, ¿no es Charly García?
Puede que parte de la culpa de mi fanatismo hacia esos años sea culpa de mi obsesión adolescente por el libro “Corazones en llamas”. Escrito por las periodistas Laura Ramos y Cynthia Lejbowicz, reconstruye la historia de la década a través de anécdotas contadas por algunos de los músicos que fueron protagonistas de esos sucesos.
Ese fue mi primer contacto con la literatura rockera. A la distancia, Corazones… puede parecer frívolo al hacer foco en la parte más festiva (y excesiva) de esa etapa y demasiado centrado en los personajes más famosos de esta historia, dejando de lado a otros igualmente interesantes.
Lo cierto es que la década del ochenta fue una suerte de refundación para el rock argentino. Un momento de gran efervescencia y creatividad. La respuesta a los largos años de represión y gobierno militar, que le dio a aquel movimiento matices de los que carecía. Géneros que ya daban vueltas por el mundo (el punk, la new wave, el reggae, el ska, el tecno) traducidos y adaptados según los parámetros locales. Sin dudas, una explosión única e irrepetible, que genero la última gran ola de influencia expansiva en el rock nacional.
Desde el nihilismo punk de Los Violadores, a la invitación a descontracturarse y desechar los tabúes de Virus. De la renovación de Charly García (primer artista argento en grabar con samplers) en Clics Modernos a los gélidos pasajes sonoros de Los Encargados. Y no quiero dejar de nombrar a ese grupo maravillosamente inclasificable que fue Sumo.
Podría haber armado una lista con cinco grandes canciones ochentosas que de esas que sabemos todos, pero preferí armar un top five con temas no tan conocidos de aquella época de gloria para nuestro rock. Temas que probablemente no vayas a escuchar en La Mega.
Comenten: Cuales serían sus cinco temas nacionales y ochentosos preferidos?
La Sobrecarga – Conexión parís
Del disco Sentidos congelados (1986)



Fricción – Para terminar
Del disco Para terminar (1988)



Don Cornelio y la zona – Cenizas y diamantes
Del disco Don Cornelio y la zona (1987)



Instrucción Cívica – Seguro que va a caer
Del disco Instrucción Cívica (1986)



Los encargados – Orbitando
Del disco Silencio (1986)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...