miércoles, 27 de junio de 2012

Yo luche por el metal (pero perdí la batalla)


Basta recorrer un poco DISCOS PERFECTOS para darse cuenta que lo mío no es precisamente el heavy metal. Se cae de maduro. Hay alguna referencia suelta por ahí, pero definitivamente no es mi especialidad. Curiosamente, mi primera experiencia como “músico” (remarcando especialmente las comillas) fue en una banda trash.
Allá por el buen año de 1993, tras el regreso con gloria del viaje de egresados, un amigo baterista me comento que estaba en un grupo de heavy metal y que estaban buscando un guitarrista. Aún siendo un ignorante en la materia, acepte. El grupo, dúo hasta ese momento, portaba el amenazador nombre de Guardianes de las sombras. Denominación que tiempo después mutó en Nosferatu.
Mi total ignorancia con respecto al género en cuestión me obligo a investigar, a bucear por las diferentes vertientes del mismo. Así, teniendo en cuenta además que eran de la preferencia del supuesto líder de mi nueva banda, me compre el álbum negro de Metallica. Ese disco editado en 1991, fue el elemento que me ayudo a aprender los principales trucos de la música pesada.
Con algunos yeites debidamente practicados, fui a dar con mi humilde guitarra marca Yakinowa (un cajón de manzanas, según la cruel e implacable definición de mi hermano) y un pedal de distorsión comprado para la ocasión, a una sala de ensayo en la calle Moreno, a pocas cuadras de Once. La sala era diminuta. Calurosa y húmeda, a pesar del invierno porteño.
No les voy a decir que contra las condiciones reinantes, la magia tuvo lugar. No fue así. Éramos malos. Horribles. Un trío de batería y dos guitarras, sin cantante. Tres adolescentes con escaso dominio de sus instrumentos, que se hubieran defendido mejor por el lado del punk. Y que sin embargo intentaban dominar las complejidades del trash. No había manera.
La vida de Guardianes de las sombras/Nosferatu fue corta. El periplo de la banda que iba a refundar el heavy metal argentino duro de julio a diciembre de 1993. Apenas cinco meses. El final se precipito después de una confusión respecto al lugar y horario para un ensayo que dejo a los miembros de la banda en dos salas diferentes. Tiempo después con el baterista pegamos un giro de 180º y armamos un grupo de pop. Nunca supe que fue de la vida del guitarrista.
Afortunadamente para usted estimado lector, no quedaron registros audiovisuales de aquella aventura. Sólo sobreviven algunos ensayos grabados precariamente en un vetusto radio grabador. Dichos registros permanecen encerrados bajo siete llaves, a resguardo de los oídos desprevenidos. Para no privarlos del placer de la música, y porque algo me quedo de aquella época, lo que sigue es una selección de mis cinco temas metaleros preferidos. Disfruten y de paso cuenten:
¿Con que canciones armarían el suyo?
Metallica – One
Del disco ... and justice for all (1988)
Tool – The grudge
Del disco Lateralus (2001)
Megadeth – Hangar 18
Del disco Rust in peace (1990)
Black Sabath – Paranoid
Del disco Paranoid (1970)
 Iron Maiden – The trooper
Del disco Piece of Mind (1983)

4 comentarios:

  1. Hola, alguien dijo metal y por error aparecí acá (?). Por acá me mandé de una al punk y ni para eso serví. Verkuvex se llamaba la banda. Después apareció el stoner pero fue más informal.

    Por suerte para la música cualquier tipo de proyecto fue abandonado a tiempo y hoy me dedico a escucharla apaciblemente sentado en el sillón, sin practicar operaciones a los oídos ajenos.

    Me encantó la inclusión de Tool en la lista. Tal vez un Anthrax no vendría nada mal ya que hablamos de thrash.

    Gran gran post y a ver si se destraban esas siete llaves y sale a la luz lo que supo producir ese cajoncito de manzanas japonés!

    Abrazo!!

    PD: te ganaste los discos de RTLC? Dijeron garbage y medio que salí corriendo xD

    ResponderEliminar
  2. Bueno: a mí me gusta el Metal. Personalmente, la banda que más me atrae es Megadeth aunque admito con dolor que su "vuelta a las raíces" que hizo en sus tres últimos discos, me parece una pretensión de velocidad al pedo, sin melodía y perdiendo la chance de hacer mejores canciones como supieron hacer.

    Toqué -en mi adolescencia- en una banda de Hardrock, como máximo acercamiento al Metal tocamos en un festival con 3 bandas de metal. Preparamos un Set mucho más "metalero" un tema de V8, uno de Sabbath y... uno de Bon Jovi (nuestro violero era fan de ellos) La verdad que la gente no nos tiró nada, pero nos ignoraron olímpicamente. ¡Y lo bien que hicieron! Erámos un desastre...

    ResponderEliminar
  3. Yo con mi banda de amigos allá en épocas de 18/19 años tocamos temas de todo tipo, pero de metal solamente Iron Man de Sabbath. No sonábamos tan mal, pero bueno.. así es la vida.

    Como ya sabés F, yo soy metalero de por vida. Desde bien chiquito hasta el día de hoy sigo escuchando metal y conociendo bandas nuevas. Es un género que me gusta mucho, por eso cuesta un poco armar un top 5.. hay mucho!! Mi primer intento es el siguiente:

    Internacional

    Black Sabbath - War Pigs
    Metallica - Creeping Death
    Pantera - Walk
    Slayer - Angel of Death
    Megadeth - Hangar 18

    Nacional

    Riff - Ruedas de metal
    V8 - Destrucción
    Hermética - Tu eres su seguridad
    Almafuerte - Se vos
    Horcas - Resistencia

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hace bastantes Abriles (?) formé parte, en cierta medida, de las huestesd el metal; todo gracias a que un par de amigos de la adolescencia eran muy fanáticos del género y alguna que otra cosa me copaba.

    Como ando con poco tiempo para devanarme los sesos y porque acaba de empezar el partido de Boca, voy a nombrar a "Walk" de Pantera como mi himno metalero de todos los tiempos.

    Y ahí cerquita "Wherever I May Roam" de Metallica aunque me tilden de blandito"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...