miércoles, 15 de agosto de 2012

Sólo veo nubes


Aún cuando falta un buen trecho para que este 2012 de las hurras, es inevitable (por lo menos para mí y sé que para varios del otro lado también) ir armando la lista mental con los mejores discos editados durante el año.  A ese grupo selecto integrado por los trabajos de Jack White, The Shins, The Maccabbes y The Hives, entre otros, ahora tengo que sumarle el de Cloud Nothings.
Este cuarteto de Cleveland editó Attack on memory, su tercer álbum de estudio, a fines del pasado enero. La banda se formo en 2009 y está integrada por Dylan Balde en voz y guitarra, el baterista Jayson Gerycz, el guitarrista Joe Boyer, y el bajistaTJ Duke.  
Cloud nothings es la clara demostración de aquella frase que dice que las apariencias engañan. La foto de ahí arriba no me deja mentir. Cuatro muchachitos extraídos del set de filmación de La Venganza de los nerds, que sin embargo la roquean duro y parejo en un disco abrasivo y ruidoso, que arranca con la oscurísima No future/No past. Esa canción es el preludio perfecto para treinta y tres minutos intensos que exudan rabia y urgencia.
A riesgo de caer en polémicas y ser tildado de hereje, algo del sonido de Cloud Nothing me recuerda mucho a Nirvana. Sobre todo porque el grito del cantante Dylan Baldi tiene algo del alarido desgarrador de Kurt Cobain. Y el golpe del baterista Jayson Gerycz suena pesado como el de Dave Grohl.
No se apresuren. Antes de empezar a tirarme cosas, escuchen Attack y después me cuentan…

Cloud nothings - No future/No past
Del disco Attack on memory (2012)
Cloud nothings - Stay useless
Del disco Attack on memory (2012)
Cloud nothings - Our plans
Del disco Attack on memory (2012)

5 comentarios:

  1. Uf, ya hemos hablado respecto de este disco. Por lejos, va en mi top 5 2012.

    Por mi lado, mi elección particular es Wasted Days. No me canso de escucharlo. Le doy play y no dejo de subir el volumen. Desde el minuto 0 hasta los casi 8:54, todo todo todo lo que es escuchás está meticulosamente armado. Nada de progresivismo barato (?), nada de cursilerias, como dijiste, rock abrasivo en forma de mazazo.

    Habiendo dicho lo mío, me retiro. Que tengan un buen dia.

    ResponderEliminar
  2. Falto tu opinión acerca de la nirvanidad (?) del disco en cuestión jajaja!

    ResponderEliminar
  3. 1- escuchando
    2- con lo de la venganza de los nerds se te cayeron 1 o 2 sotas eh..

    ResponderEliminar
  4. Sabés que en desfachatez y búsqueda de sonido si me hace acordar un poco a Nirvana, pero en mi mente siempre los ví más como un "qué sería de The Mars Volta si fuesen: mas cuadrados, tuviesen rasgueos y machaques más cercanos a la alternativez (?), el cantante rompiese como loco, no cantasen en español algún que otro tema.

    En resumen, nada que ver con TMV, pero mi reducido cerebro los ve mas ligados a ellos que a otra cosa. Tal vez por las estructuras de canciones y que pese a que parecen improvisaciones constantes (como bien dijo el amigo Stay Free cuando lo declaró EL MEJOR DISCO DEL AÑO), todos y cada uno de los movimientos, redoblantazos, rasgueos o gritos están perfectamente premeditados. Y es por eso que probablemente los acerco más a TMV. Pero eso es porque soy yo y claramente soy limitadito.

    Ahora, el recomendado del día, te dejo un chow que dieron hace unos meses en una radio en algún lucar completamente incomprobable de el hermano país del norte y que está muy pero muy bien.

    http://youtu.be/SX9qxzbAu6E

    ResponderEliminar
  5. Julián: Es un gran disco, seguro lo vas a disfrutar. Y respecto a lo otro, me vendí un poco con eso.
    Brandolini: Mira vos! The Mars Volta es una asociación que no se me había ocurrido.
    Gracias por el chow. Ya fue subido a la versión feisbucsistica de este espacio.
    PD: Tenemos que armar el "Brandolini te la bandcampea" o "The Brandolini Show". Pensalo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...