domingo, 16 de septiembre de 2012

Mi disco perfecto: McCartney II

 

Por Guillermo Ferrer
Especial para DISCOS PERFECTOS
Todos conocemos a Paul pero no creo que todos conozcan su "McCartney II". En 1979, Wings estaba en un limbo similar al que diez años antes los Beatles habían sufrido. "Back to the egg", la superproducción que habían producido ese mismo año no había tenido el éxito esperado por aquel entonces. Con el desconcierto con él que había enfrentando la separación de los Beatles, McCartney se aisló nuevamente (claro, siempre con Linda y sus hijos) en su granja de Escocia para liberarse y sin saberlo recomenzar su carrera solista.
Este disco es, en mi opinión, una joya oculta de la música, que pocos supieron apreciar pero quienes lo hicieron resultaron favorecidos. Pocas veces un disco tan revolucionario e influyente como este, fuera tan poco reconocido. McCartney II puede traducirse a la siguiente ecuación: genio+tecnología a explorar+ marihuana. Un álbum que empieza con el single "Coming up", (el paso siguiente a los que hacían los Talking Heads en aquel entonces), un tema que marca la libertad creativa y la diversión que sentía al autor al escribir el álbum, y el tema que hizo que Lennon saliera a escribir de vuelta.
Sin dar respiro, los primeros segundos de "Temporary Secretary" dividen al oyente entre admiración o desesperación; unos de esos temas que parecería haber marcado el tono de la electrónica ochentosa casi sin enterarnos. "On the way" parece hacernos volver a la realidad, hasta que divisamos ese estilo de blues cannabico inusual e interminable. "Waterfalls" es una canción electrobeatle, mágica y atemporal. "Nobody knows" es un desfile de múltiples personalidades dentro e la deformidad de un rock juguetón que hasta podemos oír una mutación Jaggeriana. “Front Parlour” es la electrónica de avanzada que hace de este álbum tan significativo, perdurable y a la vez olvidado.
La sinfónica y reveladora "Summer days song" es un sueño en clave de Paul. Parece seguir con la ilógica razón del disco "Frozen Jap", que nos deriva a una metáfora japonesa fantástica y "Bogey Music" a una tierra imposible, indefinible con seres irreales que suenan a ser reales. "Darkroom" es la simplicidad de la locura de este músico sin miedo a la oscuridad.
Al llegar al final del álbum "One of these days" nos revela una calma, pero una calma ya trastornada para dar final a lo que fue. Hoy en día este álbum es alabado por artistas como Damon Albarn y por un público más abierto y con otra perspectiva histórica por lo cuál recientemente se lanzó una versión doble de este disco que aumenta más su nivel de experimentación con temas como "Check my machine" (Gorillaz 15 años antes de que existieran) para no hablar de otros como "All you horseriders".
Tanta es la droga que suele olerse en este disco que al poco tiempo Macca caería preso por posesión de marihuana. Era casi imposible que no ocurriera algo así. Cabe aclarar que McCartney toca todos los instrumentos en un disco que sólo puedo provocar esa sensación de amor/odio. Uno con sintetizadores cruzados, máquinas de corte espacial que surgen entre guitarras, bajos,  apoyadas en una percusión casera, instrumentos que no sabría nombrar, demencia electrónica y una atmósfera indescifrable.
No es para todos,  sin dudas. Pero también sin dudas, surge como un documento del genio creando sin prejuicios, cadenas o adhesión a su tiempo, algo que siempre terminará produciendo cambios. Una idea. Una innovación. Un futuro. Aquel futuro musical que McCartney tantas veces nos brindó aunque sea desde lo desconocido.

Recuerden que ustedes también pueden participar de esta sección. Para eso sólo tienen que escribir sobre ese disquito que les vuela la peluca y enviar un mail a discosperfectos@hotmail.com
Paul McCartney - Temporary Secretary
Del disco McCartney II (1979)
Paul McCartney - Summer's Day Song
Del disco McCartney II (1979)
Paul McCartney - Waterfalls
Del disco McCartney II (1979)

1 comentario:

  1. Primero y principal quiero agradecer a Guillermo por prenderse en la propuesta de #MiDiscoPerfecto y hacer esta maravillosa nota sobre McCartney II.
    Segundo, creo que la foto del Macca bigotudo grabando percusión en el ñoba es mágica.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...