lunes, 22 de octubre de 2012

Una excursión a la Costanera

Foto: Facebook oficial del festival
Indudablemente, el comienzo de la edición 2012 del festival organizado por la gaseosa número dos del mercado, quedará ligado a la sucesión de cancelación, confirmación, reprogramación y cancelación definitiva del show de Kasabian. La falta de respeto hacia el público de todos los involucrados en el Kasabiangate quedará como la mancha que afecto el humor de aquellos que compraron su entrada queriendo ver principalmente a la banda inglesa.
Lo que sigue es un breve repaso por las alternativas de la tarde noche del jueves pasado. Sujétense que ahí vamos.
18.00: Ingreso al predio. Ahora sí la organización es lo suficientemente clara. Hoy no se presentará Kasabian reza un cartel. Gracias por avisar.
18.20: Deborah De Corral, la modelo, conductora de TV y ahora cantante a la que sólo le falto una figurita para llenar el álbum de Soda Stereo (sutileza) hace su presentación en el stage 2. Alguien me hace notar que la gran cantidad de referencias al cansancio en las canciones. ¿De qué estará cansada Debora? No lo sabemos. Aún así, su pop cancionero es una muy grata sorpresa. Habrá que prestarle más atención en el futuro.
18.50: El escaso público no hace honor a la trayectoria del gran Richard Coleman. Pero eso no hace mella en el señor oscuro del rock nacional, que sale con su sombrero de cowboy dispuesto a rockearla.
De vuelta en el formato de banda, después de las presentaciones de su disco A song is a song, Coleman hace un recorrido por su primer trabajo solista, Siberia Country Club. Arrasa en Normal con Gonzalo Córdoba descollando en el solo de guitarra que en la versión de estudio fue grabado por Gustavo Cerati, que será homenajeado cuando suene su tema, Dios nos libre.
Héroes, el clásico de David Bowie apropiado por Richard en la época de Fricción, llega para bajarle el telón al show. El cierre cuenta con la presencia de Wallas como vocalista invitado.
19.25: Es el turno de The Maccabees en el escenario número dos. La banda dueña de uno de los mejores discos del año, se recomienda fervientemente escuchar Given to the wild, brinda un show bien british, medido y sin excesos. Su cantante, Orlando Weeks (que a lo lejos tiene un parecido físico con Don Henley, vocalista de The Eagles), se gana el favor de las damas presentes con su amabilidad y sus constantes “muchas gracias” en trabajoso español.
The Maccabees hace en doce canciones, un breve paneo de sus tres discos editados hasta el momento. Juega con una propuesta por momentos climática y envolvente, en la que los músicos parecieran encontrar una manera de entrar en trance buscando un punto fijo en el piso del escenario.
20.15: Hambre mata Best Coast. Sale hamburguesa y botella de agua mineral en uno de los puestos especialmente habilitados para la ocasión. Con las provisiones en mano, recorrida por la zona de entretenimientos. Hay peluquería, local de astrología y un stand del programa de televisión Cupido. Algo me dice que esto no es rock. Breve parada técnica en los baños químicos.
21.10: Gossip la rompe y se transforma, para mi gusto, en la sorpresa y lo mejor de la primera jornada peleando cabeza a cabeza con Garbage por esa distinción. Beth Ditto llega y se pone el festival al hombro. Canta, baila, y entrega un despliegue escénico que sería la envidia de más de un frontman en mejor estado físico.
Por arte de magia, o por la magia de la música mejor, el predio de Costanera Sur se convierte en una pista de baile al aire libre con el público entregado a los encantos de Ditto que se mofa de los ausentes (vamos a hacer todos covers de Kasabian) y sobreactúa el lugar común del artista maravillado por el “mejor público del mundo”.
La banda termina su breve pero contundente set de ocho temas con Heavy cross, la canción que los hizo conocidos, con su portentosa vocalista abajo del escenario, entregándose al amor de la gente.
22.00: Un flaco de barba sube al escenario con guitarra al hombro. Alguien grita Pizzorno. Hay sorpresa y algarabía. Pero no. Es un técnico de guitarra. Vuelve la decepción.
22.15: Lo de Garbage es sencillamente demoledor. Una trompada de beats electrónicos y guitarras distorsionadas y repletas de efectos administrada por tres músicos experimentados y una diosa gélida y mortal.
A Shirley Manson le basta con poner un pie en el escenario para captar la inmediata atención de los presentes. Vestida de negro con una capa, es una vampiresa. La gente se rinde a su encanto, ofrendando su cuello en forma simbólica.
La banda parece recibir con beneplácito la noticia de ser la encargada del cierre de la primera noche. Y lo demuestra extendiendo un set que mezcla algunas de las canciones de su nuevo disco editado este año, Not your kinf of people, con temas de su repertorio que hasta altura ya son clásicos indiscutibles. Así, pasan Queer, Stupid girl, Only Happy When It Rains, llevando al público en un imaginario viaje en el tiempo hacia la década del noventa.
00.25: Un grupo de gente con remeras de Kasabian todavía espera al pie del escenario 1. Parece que al final, Sergio sigue con nana y no viene. Alguien grita algo sobre prender todo fuego. Otro grita desaforado, sólo se entiende la palabra empalar. No me quedo para ver el resultado.

3 comentarios:

  1. Gran (y muy graciosa :P) reseña. Casi casi no tengo nada que agregar. La bronca por lo de Kasabian se me fue después de ese jueves porque lo de Garbage fue soberbio (me hizo feliz, me bailé y canté todo, reafirmé el por qué de mi admiración a Shirley, y de esos sonidos que genera toda la banda en su conjunto), y porque además, durante todo el "festival de la gaseosa número 2 del mercado" la pasé excepcionalmente bien...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por lo de gran reseña! A mi la bronca por lo de Kasabian me va a durar un rato largo me parece. En fin...
    En otro orden de cosa, como la ves sí empiezo a cobrar derecho de autor sobre la frase "gaseosa número 2 del mercado"?

    ResponderEliminar
  3. Si no los cobrás con retroactividad, dale para adelante :P

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...