miércoles, 17 de abril de 2013

El tiempo pasa, seguimos siendo oscuros.


Foto: Telam
Por Cristian Kragelj
Especial para DISCOS PERFECTOS
¿Como explicar y contarles breve y objetivamente una noche "tan felizmente" extensa sin aburrir cayendo en las redundancias?
Quiero contarles que mi primera inversión musical en mi vida (en música se invierte, NO se gasta) fue "Staring At The Sea - The Singles", hermoso disco recopilación, de haya por 1986, un poco esto para que me entiendan desde donde viene mi romance con The Cure.
Años y años de mi vida esperando este momento, verlos en vivo, ya que aquella fatídica primera ves en 1987, por suerte o desgracia (?), no pude...
Este 2013 nos entrega tal privilegio y vemos a un The Cure remozado, hace ya unos años, con cambios en su formación original que creo le hicieron muy bien a la banda; musicalmente sumaron, y si bien tuvieron un cambio, la escencia de la banda siguió siendo la misma.
¿Por qué?. Porque sus pilares fundamentales siguen firmes al píe del cañón. Claro está, el mismísimo Robert Smith poseedor de un carisma y personalidad, a pesar de su timidez, descomunal y de un "E-NOR-ME" Simon Gallup. The Cure sin Simon Gallup sería el 50% de lo que es la banda hoy en día. Es sorprendente la exquisitez y contundencia que muestra en vivo Gallup al mando del bajo. En mi vida me llamo "tanto" la atención un bajista como él. Y a las pruebas me remito, quienes tuvieron la dicha de estár ayer en River recuerden temas como "A Forest"; "The Walk" o "Fascination Street", demoledora la presencia del instrumento de las cuatro cuerdas en estos temas. Eso si el amigo Simon nos deja con cierta bronca porque en su particular estilo de tocar "muchas" veces está de espaldas al público y no nos permite disfrutarlo del todo.
¿Qué decir del tío Robert, como se lo llama en @DiscosPerfectos?, ya lo conocemos... un frontman y líder con una sensibilidad y humildad que llama la atención. Él en su mundo y metido para adentro como es, maneja todo a la perfección y un punto a remarcar, que lo diferencia de todos los rock stars, no necesita de un stage manager que le esté colgando y descolgando las guitarras, de eso se ocupa él.
La historia de la banda es amplia, con discos mejores que otros y todos ellos plagados de hits que nos los regalaron casi todos, en menor medida en lo que fue set list inicial del show, reservandose lo mejor de lo mejor para un sprin final para el recuerdo, y sino miren, con temas como (en la parte final): Kiss me, kiss me...; If Only Tonight We Could Sleelp; In Between Days; Close To Me; The Caterpillar; Just Like Heaven; Hot Hot Hot; Fight; Why Can I Be You; One Hundred Years; Boys Don´t Cry; 10:15 Saturday Night y Killing an Arab.
Fueron 3 horas y 15 minutos in interrumpidos de rock (díganme que banda toca todo ese tiempo) y mucho frío (noche helada), donde por momentos, el viento les jugaba una mal pasada ya que en ciertos pasajes el sonido no era bueno, hecho que no resta para nada en lo que fue el resultado final.
Ya terminando el recital, el "tío Robert" se despedía diciendo: "thanks for your fucking love" y un "We will see you again" en clara alusión a todos los años que no quiso volver a visitarnos.
Nos encontramos con una banda que dío todo, nada amarreta, dejaron todos, "TODO" y si bien nos fuimos con los huesos helados (mucho frío) nuestro espíritu se fue lleno y tibio de tanto rock.
A la luz de los acontecimientos, "LA CURA", no tiene CURA, dejalo así Robert, que así esta bien...


Comenten: ¿Fueron a ver a The Cure? ¿Cuál fue el pico de emoción más alto? ¿Qué sensaciones les dejo el recital?

3 comentarios:

  1. esta muy buena la nota, yo la pase barbaro los escucho desde mi adolescencia, pensar que recien nacia cuando ellos vinieron por primera vez, yo también pense que no los iba a ver nunca.
    PD: el tema se llama the kiss, no kiss me , kiss me..., espero no te ofendas por la coreccion.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermoso show! La verdad que todavía no puedo creer lo que se generó en el show. Las sensaciones son muchas y todas geniales: angustia, felicidad, éxtasis, trance... Siendo breve: Una de las cosas que más me impactó fue el orden melódico climático del show. Los temas daban una buena sensación de continuidad porque estaban acomodados por su melodía en común.
    También quedé flasheado por el bajo de Gallup, de hecho: mi segundo bajo fue un Thunderbird (epiphone) en honor a este tipo. El sonido de bajo de The Cure es una cosa en sí misma, lleva el pulso y la personalidad de las canciones, un nivel de presencia que me recordó mucho al show de New Order, donde el bajo lleva gran parte del asunto.

    En fin, fue muy genial. Se me pasó muy rápido. Morí de amor con Pictures of you (me parece LA canción de The Cure), Lovesong y también con A Forest -El otro día le comentaba al "Jefe de la página", el notable parecido con Diferentes Maneras de Massacre Palestina- y me quedé impactado por A hundred years y Fascination Street (Si habré tocado esa línea de bajo insistentemente) En fin, son muchas las canciones pero lo más importante es la generosidad de Robert tirando un set list de 3hs y media que no me generó nada de aburrimiento. Cierro con un "Aguante Todo". Pocas veces me fuí más feliz de ese estadio.

    ResponderEliminar
  3. Me mato lo de "Jefe de la página" jajaja!
    Yo no lo había notado, pero si, el parecido entre A forest y la versión original de Diferentes Maneras es notable. Inspiración que le dicen...
    En fin, que estando a miércoles todavía sigo en el aire con el show de The Cure. Y no pienso bajar!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...