jueves, 5 de septiembre de 2013

La biblia

Rob Gordon (o Fleming, como a ustedes más les guste) sufre. Acaba de enterarse que Laura, su novia lo dejo para irse con su vecino, Ray. Tirado en la cama, recuerda tiempos mejores, un flashback que apunta directo a destruirle el corazón. Y la autoestima. El y ella leyendo antes de dormir, escuchando la sinfonía amorosa de Ray en el piso de arriba. Se ríen, intercambian comentarios jocosos al respecto. Un buen momento. El libro que ella intenta leer se llama Love Thy Neighbor…
Adultos inmaduros con una enfermiza obsesión por la música. Creo que a está altura no es necesario aclarar que Alta Fidelidad es mi película de cabecera. Aún así, caí en la cuenta que, sí bien su espíritu (?) es parte fundacional del blog, en tres años de DISCOS PERFECTOS no le había dedicado más que alguna que otra referencia suelta por ahí, pero nunca un posteo enteramente dedicado a ella.
Como sobre el film ya escribí hace un tiempo atrás en Cinescalas, blog propiedad de la gran Milagros Amondaray, voy a dejarles el link a la nota (Un lugar en el mundo), por sí gustan entrar y leer.  En cambio voy a enfocar mis energías en armar un top five con mis cinco escenas preferidas. ¿Qué otra cosa podría ser tratándose de High Fidelity?
Antes de pasar a lo que realmente importa, la lista, tengo que contar que el amor por la cinta y el libro, rozó el delirio (y el ridículo, las cosas como son) cuando con una amigo llegamos al extremo de delinear una religión, la doctrina  robgordonista. Entendíamos que en ella se encerraban (y todavía sigue siendo así) enseñanzas que servían para encarar  los distintos obstáculos que la vida nos va poniendo en el camino. Aunque no lo crean, todavía no nos encerraron en una institución psiquiatrita. Y todavía nos sentimos como en misa, cada vez que la vemos.
Comenten: ¿Qué opinan de High Fidelity? ¿Les gusto más el libro o la película? Y armen su lista de escenas favoritas!

What came first? Monday tape 5 top things i miss about Laura The Beta Band scene Peter “Fucking” Frampton
Bonus:
Congratulations Laura (Porque todos, absolutamente todos, tuvimos una pesadilla como esta)

2 comentarios:

  1. Es rara la historia de cómo caí a parar con éste libro. Entré por el soundtrack. En algún lado leí que estaba en el top 10 de mejores soundtracks del cine. Por meses me la pasé escuchando ese disco, en loop eterno, dejándome llevar por la armónica y brutal variedad que me ofrecía. En cuanto me hinché las pelotas (?) me bajé la película y me la devoré. No contento con esto, la ví otra vez el mismo día. Cabe aclarar que al día de la fecha ya la ví algunas cuantas veces más.

    A todo esto, cuando me entero que era un guión adaptado de un libro, me lo pedí afuera para poder leerlo en el idioma original. Algunos leen Marx, otros leemos Hornby (?)
    Creo que está de más decir que el libro está todo marcado con lápiz y subrayado en las partes más geniales.


    Nada, Discos, como siempre, cuando hablamos de Rob las palabras sobran.

    ResponderEliminar
  2. Tu relato me conmueve, Brandolini. Yo sé que vos también formas parte de la Iglesia Robgordonista.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...