miércoles, 30 de abril de 2014

Camino a Brasil V

Es un arte mayor. El murmullo del público, la cancha, la gente, la pelota, los jugadores, todo eso solamente es superado para mí por un escenario. El buen fútbol, el fútbol bien jugado, es un regocijo y representa una manera de expresarse, la armonía del cuerpo, la manera de encarar el espacio.
Estas palabras de Luis Alberto Spinetta, forman parte de una entrevista que el Flaco concedió a una tradicional revista deportiva hace mucho tiempo atrás. Esta toma de posiciones respecto a los valores del balompie nos sirve para justificar la inclusión de El anillo del Capitán Beto, tema que abre el disco El jardín de los presentes de Invisible, en nuestro recorrido por canciones futboleras de cara al Mundial de Brasil.
Basta la sola mención de ese banderín de River Plate adornado la nave de fibra hecha en Haedo para que entendamos que el Capitán Beto, un mayor Tom de las pampas, como su autor, son hombres de fútbol.
El ex colectivero devenido en amo de los amos del aire, viaja, sufre la soledad del espacio. En ese periplo solitario podemos imaginarlo un domingo cualquiera, sin brújula y sin radio, mirando fjamente el adorno blanco y rojo, sufriendo por la suerte del club de sus amores a miles de kilometros de distancia. Una sensación idéntica, ese vació en el estomago, el latido acelerado del corazón, la transpiracón fría, a la que sentimos cuando estamos muy lejos de casa y sabemos que mientras tanto,  en algún lugar del universo, está jugando nuestro cuadro.
Ahora faltan cuarenta y tres días, veinte horas y cincuenta y seis minutos para que empiece Brasil 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...