miércoles, 23 de abril de 2014

Música para robots

Damon Albarn es de esos artistas que parecen movidos por un permanente instinto de busqueda. Una característica que de alguna manera lo emparenta con Jack White. Dos músicos talentosos decidos a moverse hacia adelante, a escaparle a la sombras de las bandas que los catapultaron a la fama para enfrascarse en multiples proyectos, a vincularse con  otros músicos. Ese plan de movimiento constante, llevo a Albarn al siguiente paso lógico, Everyday Robots, su primer disco solista.
Sería un error buscar el brit pop de Blur en Everyday Robots. Más allá del destino que finalmente tengan las canciones (uno nunca sabe) parece un álbum desprovisto de hits, sin estribillos para corear por multitudes enfervorizadas en los estadios del mundo. 
Sin dudas, siempre a criterio personal, es un disco de asimilación lenta, que esquiva con fría elegancia el amor a primera escucha. Como esos amores que se van forjando a lo largo de sucecivas citas. Va entrando en el oyente de a poco, ayudado por el tono casi hipnótico de la voz del cantante, que da la impresión de haber diseñado su primer trabajo solista para que sea apreciado en solitario. Al respecto, Damon Albarn logra sintetizar con la frase When you're lonely press play de Lonely press play, el segundo corte de Everyday Robots, una de las principales características de la música, que es la de funcionar como perfecta compañía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...