lunes, 5 de mayo de 2014

5 Días 5 Discos

Por Manuel Buscalia (@manubuscalia)
Especial para DISCOS PERFECTOS
Cuando @discosperfectos me invitó a participar de esta sección, lo primero que se me pasó por la cabeza fue ¿Bajo qué criterio voy a elegir mis cincos discos de la semana? La verdad, es que la tarea no era nada fácil. En principio se me ocurrió hablar de los días en sí y de por qué cada uno de ellos amerita un disco en particular, de acuerdo a la rutina semanal. Para mi sorpresa, ya habían usado esta increíble idea (sí, yo tampoco lo puedo creer). Después de varias noches sin poder dormir, preocupado por este asunto, maquinando y quemándome el bocho a más no poder, pensé: Imaginate que son los últimos cincos días de tu vida, qué escucharías. A partir de ese momento de iluminación divina, en el que la musas de apoderaron de mi (¿?) decidí que la temática de este posteo sería los cinco discos que sí o sí tenés que escuchar antes de morir ¿Bajo qué argumentos se preguntaran? Para empezar, porque son fundamentales en la historia del rock. En segundo lugar, porque tienen algunas de las mejores canciones que existen en el universo ( no, no estoy exagerando). Pero sobre todas las cosas, porque esta semana yo tengo el control de “5 días 5 discos”, así que van a escuchar lo que a mi me pinte. Si, ¿Se pensaban que esto era una democracia? Se equivocaron. En fin, sin más preámbulos, los cinco discos que tienen que escuchar antes de morir, o les cabe Arjona. Ustedes deciden.
  • Lunes: “Led Zeppelin IV” – Led Zeppelin. Después de las respuestas negativas de sus fans y de los críticos tras el lanzamiento de su tercer trabajo discográfico, los muchachos decidieron sacar un disco sin nombre para probarse a sí mismos."Acabamos hartos de las reacciones sobre el tercer álbum, de la gente diciendo que solamente éramos un montaje. Así que dijimos: ¡Saquemos un álbum sin título! De ese modo, a la gente le gustaría o nada". Afirmó Jimmy Page, guitarrista del grupo. De esta forma, le dieron vida al mejor de sus discos, cargado de puro rock and roll con canciones explosivas que pasarían a la historia como “Black Dog”, la mismísima “Rock And Rol” y la mítica “Stairway To Heaven” ¿Cómo resistirnos a esta obra de Zeppelin cuando nos ofrece la escalera al cielo?
  • Martes: “Nevermind”- Nirvana. De un día al otro, este disco convirtió a un pibe desconocido de Aberdeen, en el portavoz de una generación y llevó a su banda al reconocimiento mundial. “Smells Like Teen Spirit”, el primer track, se convirtió en un himno, un himno que 23 años después de su creación, sigue vigente. ¿Qué joven guitarrista principiante no practicó hasta aprender sus acordes? Me declaro culpable. Nirvana logró plasmar las dudas y preocupaciones de los adolescentes del mundo, a través de la voz de Kurt Cobain, con una esencia única y un sonido demoledor.
  • Miércoles: Abbey Road – The Beatles. Tengo que confesar algo. No soy fanático de los Beatles. Es más, mi corazón está con los Rolling Stones. Sin embargo, considero que nadie puede terminar esta vida sin escuchar a los cuatro de Liverpool. Sus canciones tienen algo que van más allá de cualquier lógica racional, tanto en cuanto a sus letras como sus melodías. Por eso y aunque me duela, dejo a fuera a Jagger y compañía. Perdoname Mick, te juro que no es personal. Este disco fue el último que grabaron los Beatles, ya que si bien “Let It Be” salió después, su grabación fue anterior a la de “Abbey Road”. Hay muchas cosas para decir de este disco, comenzando por su portada legendaria, pero creo es deber de cada uno interpretarlo a su manera ¡Que lo disfruten!
  • Jueves: “The Dark Side Of The Moon” – Pink Floyd. “Todos saben que el rock logró la perfección en el 74, es un hecho científico”, fueron las palabras de Homero Simpson, tras salir frustrado de una disquería, en el capítulo que hace parodia del Lollapalooza. Un año antes, Pink Floyd daba a conocer su obra maestra. Este disco que se grabó en los famosos estudios Abbey Road, logró el record del álbum que estuvo más tiempo en la lista de los 200 más vendidos de billboard. Pero su trascendencia, no tiene que ver precisamente con lo comercial. Este trabajo, es un antes y un después en el rock progresivo y en el armado de un disco conceptual. Está lleno de experimentos sonoros que nunca se habían utilizado hasta ese momento. Sus letras hablan de las preguntas existenciales que todos nos hacemos, de la avaricia, la soledad y la locura de la vida. Recomendación: Escucharlo en plena oscuridad, de corrido.
  • Viernes: "Artaud" – Spinetta. Basta de dar vueltas con el asunto, este no es otro disco de Pescado Rabioso, acéptenlo. Spinetta mismo explicó porque el nombre del grupo aparecía en el disco: “Ellos querían hacer algo más rockero y no estaban interesados en profundizar la veta lírica de Pescado 2(…) Querían hacer los temas de Lebón y entonces los mandé al carajo (…) Y publiqué a Artaud como un disco de Pescado, solamente para demostrarles a ellos que Pescado era yo y que lo podía armar con ellos o con otros músicos sin problema”. Este álbum fue particular desde su lanzamiento. Su tapa original en forma de estrella, causó molestias por caerse de los estantes de las disquerías. Por eso, se volvió a reeditar con una tapa cuadrada. Este disco es considerado por muchos como un estandarte del rock argentino y según mi humilde opinión, nadie debe morir sin escuchar un poco de nuestro rock ¡Gracias totales flaco!

Lunes: Martes: Miércoles: Jueves: Viernes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...