lunes, 16 de junio de 2014

5 días 5 discos

Por David Irigoín (@dvdrgn)
Especial para DISCOS PERFECTOS
Bien, voy a confesarlo, y espero no se me acuse de snobismo: hace muy poquito, volví de un viaje por Europa. Una de las ciudades que más me habían recomendado quienes ya habían ido era Londres, en particular por su escena cultural densamente poblada y sus interesantes disquerías. A la postre eso terminó siendo lo único relevante de la ciudad, y por ello es que sentí que había acertado en dejarla al final cuando podía despachurrar el remanente de mi presupuesto en discos. Sí, discos, ese objeto circular que se guarda dentro de una caja rectangular.
Un lugar genial que me tocó conocer en este menester fue Reckless Records, en la recoleta Berwick St. del artístico Soho (también tiene una sucursal en Chicago, si andan por allí). Allí fui víctima -y victimario- de sus grandes y muy aprovechables ofertas. A caballo de ellas es, entonces, que les propongo transitar esta semana.
  • Lunes: la cosa, además, también será incremental en los precios. Así es que comenzamos, como corresponde, en el uno. Sí, el 1. Una libra nomás costaba en Reckless Buzzkunst, único álbum de la dupla conocida como ShelleyDevoto, que son nada más y nada menos que Pete Shelley y Howard Devoto, quienes se juntaron allá por 1976 en una bandita que tal vez recuerden y se llamaba Buzzcocks. Devoto se fue al toque para armar, en 1977, los increíbles Magazine y no fue sino hasta 2002 que se reunieron para grabar este álbum. Misteriosas electrónicas y enrevesadas líricas son el menú. Ah, una cosita más: habrán notado que usé la conjugación costaba. Es que la amable gente de Reckless, viendo lo que había oblado allí, me lo regaló.
  • Martes: cuando en el Reino Unido, busca británicos. Y qué mejores británicos no ingleses que los galeses, ¿no? Love Kraft de (quiénes si no) los Super Furry Animals se unió a mi bolsa de compras por dos libras, apenas unos cuarenta pesos locales. Denostado por los fans de los Furries, amado por este fan de los Furries, Love Kraft es realmente un esfuerzo colectivo de una banda de genios y no sólo de su principal contribuyente Gruff Rhys. El resultado es una gema de pop manejada magistralmente por la suave mano del gran Mario Caldato, lo que dota al álbum de un sonido gentil y luminoso bien apto para darnos fuerzas en el momento de la semana en que más las necesitamos.
  • Miércoles: media la semana y media la escala de precios. Las tres libras que desembolsé por Before And After Science, idiosincrático quinto álbum de estudio del inefable Brian Eno editado en 1977, rankean bien alto entre los mejores gastos de mi tournée por el viejo continente junto a, bueno, los euros que me dejé en los coffeeshops holandeses. Por qué, preguntarán los que lo desconocen. A ellos les recomiendo que salten hacia la memorable y bellísima “King’s Lead Hat” (quinta canción, última del lado A) antes de escuchar el resto y luego sí, ya enamorados, hagan lo propio con Before And After Science pero desde su comienzo.
  • Jueves: hace unos años, me crucé en una libredisquería -la otra opción era disquelibrería, así que no se quejen- de la porteña calle Corrientes con The Sounds Of Science, quizás una de las mejores antologías de la música popular contemporánea, aquella que a finales de los ‘90 recogió éxitos, rarezas e inéditos de aquellos tres genios neoyorkinos (¡cómo se los extraña!), los Beastie Boys. A noventa pesos, parecía una ganga. Por alguna razón, obviamente monetaria, no hice uso de tal oferta. Cuando volví al poco tiempo, el doble (que se completa con un lujoso y detallado booklet) había desaparecido de las bateas. Su ausencia me persiguió durante años hasta que, por cuatro libras, pude encontrarlo en la citada disquería londinense. Claro que esta vez no dudé y me lo llevé.
  • Viernes: terminamos el conteo con otra de las mejores inversiones de mi vida, una además muy cara a los afectos de este blog. Cinco libras nada más (cien pesitos, para quienes siguieran la conversión) me separaban de The Three E.P.’s, memorable recopilación de los primeros lanzamientos de los tremendos escoceses de The Beta Band que ustedes tal vez recuerden de una de las mejores escenas de una peliculita, una tal High Fidelity. “Dry The Rain”, el tema en cuestión, abre el álbum, pero no es ni por cerca su mejor selección, y eso es mucho decir. Así que qué mejor manera de terminar la semana que escuchando uno de los grandes discos de la música británica… Uno que tengo en casa ¡y muy barato! (Ahora sí, muéranse de envidia.)
Lunes: Martes: MIércoles: Jueves: Viernes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...