viernes, 4 de julio de 2014

El tema del viernes: Time

The years shall run like rabbits,
For in my arms I hold
The Flower of the Ages,
And the first love of the world
But all the clocks in the city
Began to whirr and chime
O let not Time deceive you,
You cannot conquer Time.

El tiempo es un bien escaso. Un elemento que se nos revela como vasto e inagotable en un primer momento (and life is long and there is time to kill today) para finalmente mostrarse en toda su dimensión y crueldad. Corremos hacia adelante, a veces con la sensación de llevar la ventaja, de estar adelantados. Corremos una carrera contra el reloj, que nos deparará una derrota segura. El único rival al que no podremos vencer.
Como sí la certeza de esa batalla perdida no fuera suficiente, somos pesimos administradores del poco tiempo disponible. No nos alcanza y esa insuficiencia nos agobia. Pedimos a los gritos más tiempo, más minutos, más segundos, un día de veinticinco horas de ser posible. Nos ciega de manera tal esa sensación, que no nos damos cuenta que lo que importa es disfrutarlo, hacer algo con él que nos llene el pecho de orgullo. Para que cuando el último grano de arena caiga, y todo funda a negro, al menos tengamos la sensación de haber merecido la victoria. 
Salgan al sol, revienten, y tengan un victorioso (con pase a semifinales incluido) fin de semana.
Pink Floyd -  Time
Del disco Dark side of the moon (1973)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...