jueves, 4 de septiembre de 2014

Adiós

El mundo, mi mundo y el mundo de otros tantos que han sido tocados por tu música, se detuvo. La noticia, la confirmación de esto que de todas maneras sabíamos que iba a pasar, aunque tuviéramos el secreto anhelo de creer en esas Cosas Imposibles sobre las que cantabas, me devastó. 
Ahora el otro mundo sigue girando ajeno. El resto de los mortales continua trabajando, pelotudeando, en la suya, mientras yo (partido al medio por la tristeza) escribo esto con los ojos rojos, escuchando la interminable sucesión de canciones tuyas que pasan en la radio. Digo tuyas como una mera formalidad, porque vos las escribiste, aunque son mías, las siento mías, un pedazo entero de mi vida en esos acordes.
Quisiera, parte del garrón de la muerte es el egoísmo de los que nos quedamos y como quisiéramos que fueran las cosas, estar parado en el medio de un público enloquecido y transpirado, coreando tu nombre, con las palmas de las manos rojas de tanto aplaudir. Verte tocar la guitarra una vez más. Cómo aquel 16 de junio de 1991 cuando vi a Soda Stereo por primera vez. Quisiera. Eso. Sólo un deseo.
Gira el mundo, Gustavo. Y me toca seguir girando con él. Buen viaje. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...