lunes, 17 de noviembre de 2014

5 días 5 discos

Por Fernando Capizzano
Especial para DISCOS PERFECTOS
  • LUNES. Difícil arrancar para todos. Nos persiguen jaquecas y poco sueño a muchos. Por eso opté por un disco de reggae prácticamente desconocido:  Throw Down Your Arms, de Sinead O´Connor. Sí, Sinead haciendo un disco de reggae. Ya de por sí, son muy pocos los discos de este género donde la protagonista sea  mujer. Y encima, la voz de Sinead no parece la mejor idea para un álbum de esas características. Sinead es una de las pocas artistas de las cuales estoy pendiente de sus lanzamientos y disfruto cada uno de sus discos. Cuando pensaba en esta crónica para discos perfectos, tuve una suerte de epifanía, en la cuál de algún modo me di cuenta desde que lugar había abrazado a Sinead. Sí, abrazado. Es el mejor término. Me di cuenta que mucho de mi carácter paternal se proyectaba sobre ésa mina a la que en un momento la dejaron sola y vulnerable. Su trágica historia de abuso, aquel legendario programa en que rompió la foto del Papa mientras cantaba “War”, que le valió quema de posters, y destrucción de cds y un abucheo obsceno en el Madison Square Garden, su deseo de ser madre y sufrir 3 abortos naturales y su prodiga entereza irlandesa hicieron el resto. En fin, volviendo al disco: Sinead fue a Jamaica agarró 5 o 6 jamaiquinos de reggae-roots y tradujo a su voz dúctil y de afinación cuasi perfecta algunos clásicos y otros no tanto del reggae.. A mí, particularmente me fascinan “Downpressor man” de Tosh, “Y mas gan” de The Abbyssinians y “The prophet has arise” de Israel Vibration. Su voz transita ésas melodías con dulzura y firmeza, aunque parezca un oximorón. Sorprendente. Te refrescará el lunes.
  • Martes: Los martes comienzo a renacer luego de los despojos del fin de semana y de un lunes que parece no pasar en tu mente. Para el martes opto por el excelente disco del 2013 “Trouble Will Find Me” de The National. La voz de barítono de Matt Berninger  te recordará viejas resacas pero llevadas con glam. Me resulta muy difícil escuchar a The National sin un vaso de Jack Daniels en mano. Tienen grandes discos y enormes canciones; en general trabajan muy bien la melancolía y ése mid-tempo que se apoya en la voz de Matt. Por momentos pensás que es Leonard Cohen tocando con Radiohead o The Strokes. Hoy por hoy, Matt, me parece el mejor letrista de ésta época. Puntos altos: “Demons”, “Don´t  swallow the cap”, “Slipped” y la gloriosa y canción fetiche que tuve con una dama: “Pink Rabbits”.
  • Miércoles: Tengo por costumbre desde hace un par de años, volver  caminando desde mi trabajo. Son unas 45 cuadras. Camino y pienso mientras escucho algo. En general, uso la música como acompañante de mis pensamientos, como el marco en el que vengo meditando o bajando la “locura” del día laboral. Pero, hay días, en que me gusta disfrutar de la música en sí; en que ella misma sea un disparador. Son pocos los discos que responden a eso en mí. Uno de ellos es: “Achtung Baby” de U2. Compañero de aventuras desde hace poco más de 20 años. Hoy, estoy bastante lejos del entusiasmo que me producía U2, de ésa búsqueda permanente que tenían por innovar. Desde hace unos cuantos años U2, para mí, se ha convertido en una pastelería. Pero de ningún modo le quita mérito a este álbum enorme. Lleno de sonoridades, de un Bono poseído cantando con 30 colores diferentes de voz, de un The Edge haciendo hablar a su guitarra y de un disco que en su concepto  no podía graficar mejor la apatía resultante de una europa post-muro que se creía que iba a conformar a todos. No. Todo el disco recorre la idea angustiosa de estar solos, del fin de las cosas y aún así, de la redención a través del amor. Todos tópicos trillados. Pero maravillosamente ensamblados. Puntos altos: todos los temas. Si debo ser honesto, este es mi disco perfecto.
  • Jueves: Bien. Los jueves es uno de mis días preferidos. Es ése día en que te desabrochas la corbata cuando llegas a casa porque sabés que ya falta poco. El viernes se te escapa de las manos en piloto automático. Es día para Andy Burrows y su gran disco “Company”. Burrows, ex baterista de Razorligth, me llegó a mí adosado por el disco que hizo junto a Tom Smith(de The Editors)para una navidad. Me interesó su voz; dulce, de una prístina afinación. Es un disco que disfruto muchísimo sentado en la mecedora en el balcón, bebiendo algo o fumando pipa. Relaja, transporta, te hace sonreír recordando alguna cosa del pasado. Emocionalmente adictivo.  Es uno de ésos discos que depende del día lo podés dejar sonando de fondo o dedicarte a escuchar texturas e intenciones. Prestar atención a: “Company”, “If i had a heart”, “Hometown”.
  • Viernes: Si no has sido iniciado, es hora de que te rindas. Mozz es Dios. Y como todo dogma, acepto todo lo que venga de él. Pero asumiendo el riesgo de convertirme en un heresiarca elijo su álbum de 1994 “Vauxhall and I”. En el eterno tren de Morrissey de esos vagones de melancolía, soledad y pérdida, éste álbum, sin embargo hace una reconstrucción del “Yo”, en donde parece decir: “Me importa 3 carajos la respuesta del otro, lo que importa es que puedo sentir por mí mismo”. En el transurso parece pelearse con todos, pero no olvida esta premisa. En la carrera de Mozz, este me parece su álbum más profundamente luminoso. Su languidez y melancolía te permiten tener piedad de él y escuchar lo que trata de decir. Es un tipo desarmándose y volviéndose a armar. Una pelea que lo constituye como ser. Puntos altos: “Now my heart is full”, “The more you ignore me…” con su tierna letra, "Why Don't You Find Out for Yourself"  y “Speedway”. Mozz te deja listo, después de comulgar con él, para dar el saludo de la paz, terminar la misa y empezar a enlistarte para tu fin de semana.
Lunes: Martes: Miércoles: Jueves: Viernes:

1 comentario:

  1. Muy buenas recomendaciones, ahora estoy escuchando el álbum de hoy. Gracias por tener un blog tan genial, excelente trabajo, ¡felicitaciones!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...