martes, 29 de diciembre de 2015

Los discos de 2015 (parte 10)

Por Bruno Lazzaro (@Bruno_Lazzaro)
Dale luz al instante/Mavirock

  1. Fantasmagoria-El Mago Mandrax. No hay con qué darle. Gori sabe cómo hacer las canciones para un fogón de noche con mucho maquillaje.
  2. Los Espíritus-Gratitud. Hay folk, hay swing. Pero, sobre todo, hay calle. Y en clave 90s.
  3. Wilco-Star Wars. Toda lista en la que se enumere a los mejores discos del año tiene que contar con un trabajo de Wilco. Incluso en aquellos años en los que no editan material.
  4. Lichis-Modo Avión. Lichis se sacó la rumba de La Cabra Mecánica de encima y armó un disco para escuchar arriba de las nubes. Un trabajo con la canción como bandera y la noche como estado hipnótico del alma.
  5. Nico Bereciartúa-Nico. El mejor disco para escuchar en la ruta. En su primer trabajo solista, el ex Viticus logra un material instrumental en el que deja ver algunas de sus influencias del sur yanqui sin perder la esencia local.
  6. La Chicana-Antihéroes y tumbas. Con escuchar “La cerveza del pescador Schiltigheim”, aquella gran letra de Raúl González Tuñón a la que el Tata Cedrón le puso música, basta para entender el brindis que provocan los sentimientos de Dolores Solá y Acho Estol.
  7. Blur-The Magic Whip. ¿Hay que explicar por qué siempre se debe escuchar a Blur?
  8. El Club de los López-Victoria. Once canciones, 30 minutos. Y una cantidad de hits que, en breve, deberían empezar a sonar en todas las radios. Tema clave: “París”.
  9. Verne-Caer y levantar. Un baterista amante de la literatura de ciencia ficción y un pintor melómano. Lo que sucede, seduce.
  10. Keith Richards-Crosseyead Heart. Rock and roll.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...