viernes, 8 de abril de 2016

El tema del viernes: La excepción

El lunes pasado, 4 de abril, se cumplieron diez años del lanzamiento de Ahí vamos, cuarto disco solista de Gustavo Cerati. El, según la opinión de los que están detrás de este espacio denominado DISCOS PERFECTOS, mal llamado regreso al rock del líder de Soda Stereo.
Si, en comparación a los dos trabajos previos del músico, Ahí vamos retoma un sonido que remite a Canción Animal, a un estado más primal y directo con la guitarra, distorsionada por supuesto, como instrumento fundamental, el mascarón de proa cortando las olas del pop elegante y distinguido de Bocanada y Siempre es hoy.
Cerati fue un artista que intentó siempre, con aciertos (muchos) y errores (pocos), mirar hacia adelante, corriendo sus límites (y los de sus oyentes en ese mismo acto) un poco más allá con cada trabajo discográfico. No hay actitud más rockera que esa. No se puede regresar a algo que nunca se abandonó.
En Ahí vamos, a todas luces un gran disco de canciones y frases memorables (pones canciones tristes para sentir mejor) Gustavo Cerati se pone autoreferencial, revisa el apartado hard rock de su discoteca y  apaga por un rato los sintetizadores que tanto parecían molestar, para devolver a su público al calor de las mas… válvulas. Un guiño complice para las viudas de Canción Animal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...