viernes, 13 de mayo de 2016

El tema del viernes: All for one

The Stone Roses pertenece al selecto grupo de artistas que logra trascendencia a pesar de tener una obra escueta. Un sólo disco (su debut editado en 1989 con el nombre de la banda) le bastó a los de Manchester para convertirse en uno de los puntos más altos de la escena en su ciudad (ciudad que dio a luz a Joy Division y The Smiths, entre otros) y de ahí proyectarse al mundo. Los ojos melómanos más informados se posaron sobre ese cuarteto, que hizo visible la mezcla de psicodelia, house y rock que tenía lugar en la escena musical que luego se conoció como Madchester.
El segundo trabajo discográfico de los otros Stone se hizo esperar. Second coming fue publicado en diciembre de 1994 y recibido con altas expectativas por el público y la prensa especializada.  Sin embargo, esas expectativas no fueron colmadas por las doce canciones que formaban parte del álbum y las opiniones quedaron divididas. Mientras tanto, la dinámica interna de la banda entraba en proceso de división irreversible. Stone Roses se separó a fines de 1996, después de que Reni, el baterista, y el guitarrista Jon Squire dejaran la banda.
El cuarteto de Manchester se convirtió en una especie de mito. Una brillante ausencia, generadora de constantes rumores y desmentidas sobre reuniones, shows y nuevas canciones. Hasta que la realidad le ganó al rumor y el grupo finalmente tocó en un recital gratuito para mil fanáticos en un teatro. Más tarde, se anunció una gira y un documental (el altamente recomendable Made of Stone) dirigido por Shane Meadows.
Lo que todos estaban esperando, finalmente llegó en mayo de 2016. Los trascendidos que aseguraban la banda trabajaba en nuevo material se hicieron cada vez más recurrentes, hasta que a través de sus redes sociales el grupo dio la buena nueva. Después de casi veintidós años, los Stone Roses editaron una canción, All for one. Aleluya, han resucitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...