jueves, 26 de mayo de 2016

La idea fija

Una vez más, música para eso. Música para entregarse a la absurda coreografía de la pasión humana (vamos a usar esa frase de Woody Allen todas las veces que sean necesarias) Un playlist pensado única y exclusivamente para esos momentos en los que gemir es mejor. Canciones para coger, dicho en buen criollo.
Teníamos una hermosa lista dedicada a esta temática, armada con las sugerencias del estimado público lector, pero la muerte de Grooveshark nos dejó huérfanos de banda de sonido. Así que, armados de paciencia, pusimos manos a la obra. La selección fue ardua, caliente. El equipo de trabajo le puso el cuerpo a la causa, se entregó a la misión con esmero, sabiendo la alta exigencia a satisfacer, anhelando en secreto convertir su trabajo en el soundtrack de muchos encuentros a lo largo y a lo ancho de la galaxia.
La lista es larga y ecléctica. Treinta canciones en dos horas, estilos para todos los gustos. Y Barry White, porque una lista de música pensada en función del sexo no está completa sin la voz grave y cavernosa de Barry.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...