viernes, 6 de mayo de 2016

Señales de UMO



Foto: Matías Casal/Gentileza Pastizales burning


La Unknown Mortal Orchestra se presentó por primera vez en la Argentina con un show corto, y sorprendentemente poderoso, pero sumamente efectivo que condensó los puntos más altos de su propuesta musical. Un set de diez canciones, más las tres correspondientes a los infaltables bises, en el que la banda uso Multi-Love, su último disco y excusa perfecta para su visita, como base para ir saltando por su discografía.
UMO se subió al escenario de Niceto Club un poco antes de las 23 para arrancar con From the sun, canción que también que abre el segundo disco de la banda, titulado simplemente II.
El cuarteto liderado por el guitarrista Ruban Nielson fue versátil en su performance. Los temas por momentos fueron meras excusas para que los músicos suelten amarras y se permitan viajar a la deriva, entregados a la corriente de un río musical.
Sonaron ruidosos, experimentales, coqueteando con el jazz al momento de improvisar. Fueron pop de afinaciones poco habituales en la guitarra de Nielson y heavy metal bailable gracias al pesado golpe de Riley Geare en  la batería. Cuatro extraterrestres virtuosos al comando de una nave espacial psicodélica.
El final fue una verdadera fiesta musicalizada con los acordes de ese extraño espécimen de hit llamado Can't Keep Checking My Phone. El público convertido en una masa uniforme moviéndose al compas del groove de la banda. El pogo lisérgico más grande del universo, la despedida y el deseo de un pronto regreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...