martes, 29 de noviembre de 2016

Cuando todo era nada

Soy un hombre contradictorio. Lo confieso. Human after all, dirían los afrancesados robots de Daft Punk, tal vez aferrándose a una cualidad que los hermane al resto de los mortales que caminan por la faz de la tierra. Soy contradictorio, si. Capaz de decir blanco un día y sostener negro con firmeza tan sólo un momento después.
Vivo entre contradicciones, Capaz de disfrutar sin ruborizarme de los cambios de ritmos, arreglos y canciones larguísimas del Genesis liderado por Peter Gabriel. Y también de la máquina pop que dominó gran parte de la escena musical de la década del ochenta capitaneada por Phil Collins.
Por eso mismo, encaré la titánica tarea (bueno, soy exagerado también) de mezclar el agua y el aceite para el espanto de los puristas y fundamentalistas. Pop y progresivo en dosis exactas, disfrutando del misterio de la contradicción. Porque soy humano, después de todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...