viernes, 18 de noviembre de 2016

El tema del viernes: Bohemian Rhapsody

Uno afronta dos miedos cuando se entera que está a punto de convertirse en padre. En realidad, hay un pensamiento primordial que afecta a la mayoría: que crezca fuerte, que nazca sano. Es algo que se les (se nos) cruza por la cabeza constantemente. La salud del vástago debería ser la mayor preocupación del progenitor (ya sea primerizo o experimentado) Eso claro a la gente normal. Pero estamos los especiales, aquellos a los que todavía nos falta un golpe de horno para completar el ciclo de la maduración y que al recibir la buena nueva pensamos inmediatamente en un par decosas: que sea hincha de nuestro club. Y que le guste la buena música (entendiendo por buena música toda aquella que sea de nuestra agrado y que esté relacionada en la medida de lo posible con el rock)
En mi caso, después de casi once años en el ejercicio de la paternidad, debo decir que mis niños llevan con orgullo con los colores que les sugerí delicadamente casi desde aquellos primeros llantos en la sala de neonatología: los del Racing Club de Avellaneda, por supuesto. Y que, pese a que la niña es fanática de Violetta, Soy Luna y similares, el niño tiene como canción favorita a Bohemian Rhapsody. Así que puedo decir que estoy haciendo las cosas bastante bien.
Anyway the wind blows...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...